FANDOM


Los Merkenses (Lit. "Habitantes Guerreros", en Merkyotto) o por su nombre científico, Merken Sapiens. son la especie originaria de Mekkuria. Lo mas llamativo a primera vista de esta interesante especie, es su feroz comportamiento, pues al haber evolucionado en un planeta tan hostil, desarrollaron un enorme amor por el combate y la guerra. Dentro de las Primalryas, esta es la más fuerte físicamente.

Merkense macho

Merkense hembra

Datos Biológicos

Datos biológicos de la especie
Superreino: Eukaryota
Reino: Animalia
(sin rango): Bilateria
Filo: Chordata
Subfilo: Invertebrata
Clase: Arthropoda
Subclase: Theria
Infraclase: Placentalia
Superorden: Astachordia
Orden: Mequenos
Superfamilia: Homomerken
Familia: Merquenidía
Subfamilia: Merquenidae
Género: Merkhenido
Especie: Merkhen sapien
Datos adicionales
Altura promedio adulto: 1.90
Religión:
  • Gran Makosismo 25%
  • Makosismo Ortodoxo 48%
  • Sytsismo 24%
  • Pelkehuenismo 2%
  • Otras 1%
Rasgos:
  • Carnívoro
  • Depredador
  • Agresivo
  • Militar
Arquetipo:
  • Guerrero
Nivel de civilización: II
Tipo de cultura: Tradicional
Idiomas:
Ancestro directo: Genmerk Sapiens †

Anatomía, Morfología general y capacidades físicas

Anatomía general

Merkhen Sapiens anatomía

Anatomía Merkhen

Los Merkenses son artrópodos, semi-humanoides, con algunas características de mamífero, bípedos, muy altos y de alta flexibilidad en todos sus músculos y estructura ósea, la cual es sumamente resistente. Son provistos de manos con tres dedos, muy similares a una quela artrópoda, ya que esa zona en particular (junto a los pies y sus cuernos) revelan su exoesqueleto, a diferencia del resto de su cuerpo, el cual esta recubierto por piel.

Kela merkense

La mayor parte su morfología es bastante similar a la de los homínidos, poseen cuatro extremidades y la cabeza por encima de los hombros. A pesar de caminar erguidos y tener semejanzas con los primates, poseen varias diferencias, la principal es una cabeza más pequeña, la carencia de orejas y una larga cola que completa su espina dorsal. También como boca tienen unas fauces de mandíbula sumamente potentes. Por encima de su cabeza poseen cuernos grandes, similares a astas. Estas cumplen la misma función que en los cérvidos. Tanto los machos como hembras tienen cornamenta, pero en los individuos de sexo femenino, el tamaño de estas es mucho menor.

No tienen pelo, sin embargo poseen una capacidad altamente elevada para controlar su temperatura corporal y así resistir temperaturas extremas, por ello los Merkenses se sienten cómodos en tanto climas fríos como cálidos. Esto es debido a que sus ancestros evolucionaron para resistir las temperaturas extremas de su planeta natal. Naturalmente, esta especie tiene una resistencia a los rayos ultravioleta, mayor a la convencional.

Su piel, generalmente de tono rojizo (aunque también puede adoptar colores oscuros, anaranjados, verdosos purpuras o blanquecinos), posee una textura escamosa que retiene el calor del día y es capaz de elevar la temperatura corporal del individuo durante la noche.

Las seis razas sintetizadas de Merkenses poseen características distintivas y un color de piel distintivo, estos son:

  • Kiruikuri o rojizo
  • Jaruikuri o amarillo
  • Giruikuri o azul
  • Zaruikuri o negro
  • Raruikuri o blanco
  • Teruikuri o marrón

También aproximadamente existen más de cincuenta etnias diferentes y mestizajes provenientes de las seis razas primarias, lo que permite ver Merkenses de una gran cantidad de colores y patrones. Una característica particular de la reproducción Merkense es que la probabilidad de mestizaje o de dominancia genética incompleta en los pigmentos de la piel y sus tejidos, no es absoluta, si no que se ve reducida un 50%, por lo que no necesariamente dos Merkenses de razas diferentes darán lugar a un individuo con un color de piel que resulte de la combinación de ambos.

Capacidades físicas comunes

Los Merkenses tienen una cantidad muy elevada de fibra muscular, lo que hace que sean más pesados que otras especies, pero les dota de una fuerza inmensa. Géneticamente, son capaces de desarrollar musculatura sin demasiado entrenamiento. Al cumplir la edad adulta, un Merkense promedio tiene una resistencia y fuerza similar a la de un orangután.

Los órganos más proporcionalmente pesados de un Merkense, en relación al resto de su cuerpo, son los brazos y cola. Aún así, estas mismas extremidades tienen la suficiente fuerza para sostener todo el peso del individuo por si solos. Un puñetazo de esta especie es capaz de viajar a 50 km/h. Un Merkense adulto con un poco de entrenamiento, puede destruir rocas de medio metro, únicamente utilizado sus manos.

Merkurio-corriendo

Un merkense (Merkurio) corriendo a toda velocidad.

Sus piernas están especialmente preparadas para correr, un Merkense promedio de 16 años es capaz de correr a 40 km/h. Mientras que la especie puede alcanzar velocidades de hasta 100 km/h corriendo a toda marcha. Como tal, las piernas son la parte mas peligrosa de un Merkense y las que más se debe evitar en un combate, pues tienen una fuerza descomunal capaz de partir huesos y órganos internos.

Además, sus poderosas extremidades inferiores son capaces de permitirle al Merkense saltar hasta el triple de su tamaño con el suficiente entrenamiento, es decir pueden dar saltos hasta de 4 metros aproximadamente. A pesar de ello no suelen hacerlo debido a que dado su peso, no tienen mucha resistencia a caídas y suelen hacerse daño en sus pies, una de las zonas mas preciadas para un Merkense.

Altura

Los Merkenses machos recién nacidos son bastante pequeños, teniendo una estatura promedio de 36 cm. Los primeros tres años de vida, el Merkense crecerá unos 8 centímetros por año. Desde los cuatro hasta alcanzar la pubertad (la cual se da a los 12 años) se suele crecer unos 10 centímetros por año. A partir de ahí, el promedio de crecimiento vuelve a ser de 8 cm por año hasta alcanzar la madurez biológica (a los 19 años). Un individuo macho adulto suele medir 1.93 cm. Las hembras de la especie tienen el mismo ciclo de crecimiento, pero suelen medir 6 centímetros menos.

Características Internas

Cuerpo Ignífugo

Piel Merkense

Debajo de la piel Merkense, existen diminutos puntos conocidos como "hoyuelos de refrigeración" los cuales el exoesqueleto utiliza para refrigerarse y deshacerse del calor innecesario. De esa forma se mantiene flexible y ligero

Los Merkenses poseen una característica bastante distintiva y esa es poseer un cuerpo compuesto principalmente de tejidos orgánicos ignífugos, esto debido a que debajo de su piel poseen un exoesqueleto bastante reforzado y de gran grosor que nulifica una buena parte de la propagación del fuego. Por ello, sumado a su buena resistencia a temperaturas extremas, causa la dicha de que los Merkenses son un animal pirófilo. Gracias a su buena afinidad con el fuego, gran parte de su cultura se basa en este elemento.

Exoesqueleto

Como producto de la evolución, los Merkenses desarrollaron una curiosa "armadura natural" oculta entre su epidermis y los tejidos interiores. Está Compuesto principalmente de un material cartilaginoso, lo que le permite una gran flexibilidad al individuo, al mismo tiempo que le dota de mayor resistencia. Al igual que otros animales de su misma clase, un Merkense debe de mudar de piel cada cierto tiempo para así seguir creciendo. Con cada muda si el Merkense se ha alimentado bien, su nuevo dermatoesqueleto adquiere mayor dureza que el anterior.

Visión

La vista de los Merkenses posee varias cualidades distintivas, la primera es que se diferencia entre machos y hembras. Producto de una mutación sucedida hace cientos de miles de años, los Merkenses varones han heredado de su cromosoma G (cromosoma sexual exclusivo de los machos de esta especie) una curiosa condición de daltonismo (tritanopia) siendo incapaces de ver el azul y el amarillo. Por esta razón seis de cada diez Merkenses tienen el rojo como su color favorito.
Vision merkense macho

Visión de un Merkense macho

Vision comun merkense

Visión de una Merkense hembra

Por otro lado, hay un pequeño porcentaje de Merkenses (la mayoría de pueblos aislados del resto del mundo) que no descienden del antepasado varón que heredó esta característica a toda su descendencia posterior, y por tanto, poseen una vista común.

Los Merkenses pueden ver el mismo espectro de luz que los homo sapiens, sin embargo poseen una mayor agudeza visual que estos (aproximadamente entre 2.4 y 3 veces mayor)

Dimorfismo sexual

Femenino

Como en cualquier especie, existen diferencias entre los machos y hembras. El dimorfismo sexual entre los Merkenses es bastante notorio a simple vista y posee sus cualidades tanto internas como externas.

Las diferencias fisiológicas, hormonales, morfológicas e incluso de comportamiento son uno de los elementos que forjaron parte del núcleo de casi todas las sociedades Merkenses de la antigüedad, así como su propia estructura. Hoy en día permanece parte de esa cultura diferencial.

Masculino

Entre las desemejanzas biológicas de macho y hembra se encuentran:

  • Las hembras en promedio son seis centímetros mas bajas que los machos
  • Los Machos poseen una cornamenta de mayor tamaño y crecimiento
  • Los Machos tienen mucha mayor fibra muscular y poseen una fuerza física superior
  • Las Hembras son mas ligeras y rápidas que los machos, pero tienen menos resistencia a la velocidad.
  • La esperanza de vida de las hembras es en promedio, de 25 años más que los machos
  • Como se expuso anteriormente, la visión es radicalmente diferente entre machos y hembras.

Hábitat, alimentación y dieta

Carnívorismo

Si bien los Merkenses son técnicamente omnívoros, tienen un gusto preferencial por la carne y todo lo que tenga proteína de origen animal (como huevos, pescado, lácteos, ect..) A estos curiosos individuos les encanta la carne en todas sus formas y no podrían vivir sin ella. En parte se debe a que los aminoacidos proteicos provenientes de alimentos animales fueron sumamente escenciales en el pasado, pues los Merkenses requieren de mucha proteína y alimento si quieren abastecer sus cuerpos los cuales estan constantemente gastando energía; Debido a sus hábitos, como hacer mucho ejercicio, pelear y aventurarse, los Merkenses siempre fueron muy glotones, sobretodo los machos.

Merkenses y carne

Unos merkenses a punto de degustar carne

En los últimos cinco siglos este gusto excesivo por la carne se ha visto reducido intencionalmente por la sociedad, debido a que este termino acarreando problemas de depredación incontrolable, más contaminación y mayor coste de recursos en ganadería y agricultura. Aún así, los guerreros rojos no dejaron su favoritismo por este alimento, aunque ahora lo tienen mucho más controlado en comparación a la antigüedad.

Alimentación común

Dejando de lado la carne, los Merkenses tienen una dieta balanceada al comer alimentos con todos los nutrientes, vitaminas, azucares y grasas en justa medida que necesitan para abastecerse.

Desde que llegaron a la era espacial, el Nuevo Reino Merkense empezó a plantar árboles de Manture (un arból de Mekkuria) en todas las colonias, pues esta planta les da frutos y semillas que al promedio Merkense le encanta, sobretodo por lo jugosas que son sus frutas y el gran aporte calorífico que otorgan.

Los sabores favoritos de los Merkenses son el dulce y el salado. Suelen comer alimentos ricos en grasas.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.